15 sept. 2016

Y nos decían sexo débil.

Estamos hartas de ir con miedo por las noches, de beber con miedo, de vestir con miedo.
Estamos hartas de tener que protegernos de vosotros, de tener que ir con cuidado por las noches, por el día, de fiesta.
Estamos hartas de que seamos nosotras las que debemos cuidarnos de vosotros y no vosotros los que debéis respetarnos.
Y estamos hartas de que cada vez que alzamos la voz y proclamamos autodefensa nos llaméis locas/exageradas/histéricas.
Nos llaman el sexo débil, a nosotras. A las que aguantamos acoso sexual, acoso callejero, violencia estructural.
Nos llaman sexo débil, a nosotras. A las madres, criadas, esclavas, sumisas, calladas vejadas, ignoradas, ninguneadas.
Nos llaman sexo débil, a nosotras. A las que aguantamos la presión de tener que ser guapas, altas, blancas, delgadas, amables y princesas.
Nos llaman sexo débil, a nosotras. A las que a pesar de todo lo anterior seguimos luchando día a día para cambiar las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.