22 jul. 2014

Pensé que cumplirías tus promesas.

Pensé que cumplirías tus promesas. Pensé que no serías del montón. Tenía fe en que serías diferente, que me valorarías y me amarías sin límites. Pero nuevamente, soy yo quien termina siempre dándolo todo y quedándose con nada. Y lo peor de todo, soy yo quien tiene que fingir que todo está bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.