31 mar. 2012

Sonríe a lo bueno.. ¿Y a lo malo? También

Cuando estamos enfadados tendemos a decir todo lo que 
pensamos pero nada de lo que sentimos. Una oleada de furia nos invade
 y lo pagamos con aquel que menos culpa tiene, pero de entre todos los 
que menos culpa tienen; tú escoges a ese, el que sabes que va a escuchar 
como gritas, como te quejas, como le echas cosas en cara y que aún así 
cuando termines de hablarle, te mirará con un nudo en la garganta y los 
ojos llorosos y te dará un abrazo, perdonando todo lo que le has dicho, 
y volverá a mirarte, para sonreírte aún con las manos temblorosas y 
un nudo en el corazón, te mirará con los ojos todavía húmedos y te 
asegurará que todo está bien. Que quieras o no siempre estará contigo, 
en lo bueno y en lo malo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.