12 ago. 2014

Decimos que el amor es una mierda.

Antes de nada quiero decir que pondría foto, pero que no puedo debido a que no es mi ordenador, estoy en el de mi hermana y aquí ella no tiene mis fotos y no puedo publicarlas. Más adelante cuando me arreglen el ordenador, o cuando me compre uno editaré la entrada y publicaré una imagen como he hecho con las demás entradas.

Decimos “El amor es una mierda” con tanta facilidad. Hay que poner atención en esta frase tan usual, maldecimos a un sentimiento totalmente inocente de maldad y desprovisto de crueldad para definir una experiencia, como si esta fuese una totalidad. Continuamos alegando que son todos iguales, cuando en verdad no podemos ver más allá de ese ser y el daño que nos causó. Hay malas experiencias, esas que nos provocan incluso deseos de morir; odiamos todo y lanzamos ira al azar, no medimos que nosotros con este comportamiento, también podemos herir. Hay malas experiencias que nos ciegan y nos hacen olvidar los buenos momentos, pues puede ser más sencillo odiar que decir “gracias” y “adiós”. Hay malas experiencias y creemos que eso es todo.
¿El amor es una mierda o esa persona es una mierda? ¿El amor es una mierda o esa situación es una mierda?
Lo mismo pasa con la vida, vemos todo con negatividad y aún así anhelamos por felicidad. Un día volverás amar y de la vida otra vez te vas a encantar, caminarás sobre esa alegría hasta que llegue el día de maldecir una vez más. Para cuando eso ocurra, recuerda también todas las sonrisas, las tiernas caricias y los besos apasionados, recuerda esos hermosos días cuando el amor y la vida, estaban de tu lado. Ese día, ten presente este ciclo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.