1 dic. 2014

No quiero pasar nunca la página en la que te encuentras

Te escribo de nuevo porque soy incapaz de dejar de echarte de menos, oye... ¿no crees que debo de sentir mucho para seguir teniendo miles de palabras que decirte? palabras que al fin y al cabo, describen como me siento. Destrozada, rota, sola, perdida o sin ti, que en ocasiones viene siendo lo mismo. Fría.. y es que ya no son solo mis manos las que pasan frío, sino también mi corazón, chico.

Y sigo sintiendo lo que no debería porque esa historia significó mucho para mi , y a día de hoy significa tanto... Me gustaría que fueses tú el que me buscase por todas partes, el que me echara de menos, aquel que tuviese ganas de llamarme a cada hora, minuto y segundo de toda su vida. Pero ésta vez me ha tocado ese papel; el papel de levantarme cada mañana con ganas cuando en realidad no las tengo, solo las tenía contigo, ¿como no iba a tenerlas? me levantaba contigo al lado y los buenos días los tenía porque me los dabas tú. Me ha tocado salir a la calle sin ganas y aun así seguir viviendo porque es lo que toca. ¿sabes lo cansada que estoy que me digan que tengo que dejar de depender de ti? Lo sé, joder, pero decirlo es una cosa y hacerlo es otra más complicada. Que daría mi vida por tenerte al otro lado de la cama, por notar tu piel en mi piel, tus caricias, tus besos, tus te quiero- aunque fuesen mentiras- tus ganas de ti y de mi, tus rabietas de niño, tus abrazos, tus besos en mis párpados cuando lloraba, tus manos en mis caderas y las mías en tu espalda, perdiéndonos juntos, no yo sola joder, estoy tan perdida que ni con un puto mapa salgo de este caos. 

Quizá la gente se preguntará que cómo fue nuestra historia, y no hay nada de diferente en ella que la típica historia de amor basada en; conocerte, gustarme, ilusionarme, arriesgarme, quererte, tenerte, perderte, perderme, llorarte, buscarte y no tenerte...y después de eso simplemente dejé de creer en la típica historia de amor con final feliz.
No existen.
Como tampoco existe la posibilidad de que vuelvas..

Bueno quizás lo único distinto en nuestra historia ¿sabes qué fue?, que cuando empecé a quererte, lo hice sabiendo que era para siempre, y eso a la larga pasa factura. ¿Cómo? te preguntarás; pues que no quiero a otro que no seas tú... y eso a corto o largo plazo te destroza la vida. 
Y tú, aquel, el chico de mis sueños tenías el poder de destrozarla, pero supongo que siempre pueden hacerlo cuando te enamoras, pero..¿tanto? ¿tanto como para no querer a otro? ¿tanto como para buscarte en todas partes? ¿tanto como para compararlos contigo?

Has dejado marca sin ser tatuaje, te has metido debajo de mi piel y eso no lo borra otro ni tampoco el tiempo. Olvidarte es cosa mía, pero no sé si es lo que quiero. La parte racional de mi dice que pase página a nuestra historia, pero mi parte irracional me dice que no, porque no es solo una página que pasar, sería tener que dejar de leer todo un libro entero del que no estoy preparada para deshacerme y el que quiero leer todos los días de mi vida..

..y por eso te sigo escribiendo, porque no puedo dejarte ir, ahora no (y quizás nunca).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.