8 ago. 2012


Recuerdo aquella noche de Octubre como si fuera ayer, los principios son muy bonitos. Pero, no solo los principios son bonitos, porque también lo es el hecho de tener confianza con una persona o, simplemente, te acostumbres al sonido de su voz.
El es todo lo que siempre quise, y a la vez, también es todo eso que nunca pensé que llegaría, es como un sueño que se cumple.
Mis ganas de sonreír, de seguir adelante, de preocuparme por lo que es realmente importante, todo eso es el. Siempre pensé que lo de las cosquillas en el estómago era un mito, en cambio, cuando el apareció en mi vida empece a creer en cosas en las que nunca antes había creído.
Me gusta su sonrisa, su forma de caminar, su pelo y el tacto que tiene , su manía de hacer todo perfecto siempre y todo lo demás, me gusta todo el. Si, se que no es todo de color rosa, ni que todo es tan perfecto como lo pintan en las películas. Pero, yo lo quiero por encima de cualquier pero. También se que no hay nadie perfecto y que todos tenemos errores, pero para mi el es perfecto tal y como es; además la perfección acaba aburriendo. Es complicado sentir por alguien, dicen siempre hay alguien que sufre, pero eso no tiene porque ser así. Después de la tormenta llega la calma y cuando dos personas quieren estar juntas lo estarán, porque el fin justifica los medios y porque el amor mueve montañas. Nunca hubo nadie como el que me hiciera sentir esto, y yo tengo mis fallos pero lo quiero mucho. El es el mayor de mis vicios y dicen que los vicios cuesta dejarlos, además yo este vicio no quiero superarlo. Si me regalaran el futuro no me gustaría que fuese sin el, pero como para el mañana aún queda, prefiero centrarme en hoy y seguir sumando tiempo con el.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.