14 oct. 2014

No quiero que sea la historia de amor más bonita que se quedó a nada de serlo todo.

Me he fallado, he vuelto a escribirte como me prometí que no haría pero no solo eso, también he vuelto a llorarte. Es todo tan jodido, llevo noches soñandote deseando tenerte cada mañana al despertar pero abro los ojos y no hay nada. Solo se escucha el tic tac del reloj de la habitación de al lado, escucho mi respiración entrecortada y mis intentos de llorar en silencio pero después del primer sollozo no lo consigo. Se escucha la los coches de los madrugadores que van a trabajar, un pájaro que acaba de posarse en la baranda de mi balcón y entre todo eso no oigo el latir de mi corazón. Lleva días callado, sé que que sólo se pone en marcha en mis sueños cuando parece que te tengo. Me paso todos los días deseando que caiga la noche para así encontrar la forma de tenerte unos segundos más conmigo antes de despertar. En los sueños te pido que me beses una vez más porque sé que en unos segundos el tic tac del reloj me despertará, te pido a gritos que me abraces como si fuese a durar toda una vida. Y durante todas las noches, mientras te sueño, te pido en silencio que me mires y me recuerdes antes de llegar al olvido. 
Olvidarte..¿sabes que llevo días intentándolo? Parece que el mundo no quiere y yo tampoco. Y lo único que puedo hacer éstos días es tumbarme en mi cama, mirando el hueco vacío recordando tu ausencia y al darme cuenta de ello miro hacia al techo intentando que se me pase ese nudo en la garganta que tengo ahí desde hace un tiempecito pero, no lo consigo. Noto como se deslizan lentamente las lágrimas y noto como éstas se pierden en la inmensidad de la almohada. Ojalá pudiese perderme como lo hacen ellas con tanta facilidad. Y no sé, se me hace difícil seguir así, jodida y sabiendo que nos echamos de menos, sabiendo que nos lloramos como un par de gilipollas y viendo cómo no vamos a ninguna parte. Intentas seguir con tu vida y yo con la mía sin saber que cómo mejor lo haríamos sería juntos. A veces, en estos días de bajón pienso que vas a olvidarme en dos días, lo gracioso que suena y lo imposible que es, eh, al menos para mi. Otros días me pregunto si estabas tan mal teniéndome pero no sé ni para qué lo pienso si la culpa fue mía y, la falta que nos hacíamos y me haces no lo sabe nadie, solo tú y yo. Solo sé que ahora lo único que pasará es el tiempo, primero un día, después ocho, luego serán unas tres semanas que se acabarán convirtiendo en meses y sé que aún así, aquí, va a seguir estando esta pedazo de tonta -tonta por dejarte perder- queriéndote porque no ha encontrado a nadie más a la altura de ti. Solo espero que nunca sea demasiado tarde para nosotros, para lo nuestro..para la historia de amor más bonita que se quedó a nada de serlo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.