9 oct. 2014

Muy pocas expresiones, pero muchos sentimientos.

Tan pocas palabras, tantas emociones. Mi saliva quiere salir, escupir todas las palabras. Desatar mi corazón pero mi mente no me deja. Mi mente es fuerte. Pero creo que hasta ella esta en mi contra. Me lastima, no me deja dormir, me da esa sensación de remordimiento. De coraje. Una nueva frase es la que ahora me persigue; no mucho la frase; mas bien, de su autor. Con tanto sentimiento, con la honestidad del mundo, con su corazón dolido. Me miro a los ojos y me dijo “pero, si íbamos tan bien.” La he analizado 200 veces estos últimos 3 días. Palabra por palabra y siempre me paro en la palabra “íbamos” la repito. La repito. La repito. En todas me retumba la cabeza. Su análisis; su tiempo verbal para ser mas específicos. Cada vez que me detengo me pregunto diferentes cosas. Pero normalmente se repiten unas ¿íbamos tan bien? ¿Es la vez que peor la he cagado? ¿Íbamos y no vamos en futuro? De todas me se la respuesta excepto de la ultima. Me tienes atrapada en el laberinto de tu cerebro. No encuentro las dimensiones; se lo básico y empiezo a saber mas de el. Pero se me dificulta; es muy difícil ver tus sentimientos. Hace muy poco me tome la decencia de preguntarle a un verdadero amigo, el único de hecho, mi corazón ¿vale la pena luchar por ello? Su respuesta fue fría pero sincera. Un NO. Muy contundente. No lo entendí; el me decía que estaba enamorada, que le encantaba, que no podía sacarle de su mente; estaba describiendo mis sentimientos y su respuesta fue un “NO” no lo juzgo; pero mis pensamientos son diferentes. Aunque todo esté en contra aunque su familia no me quiera para él, y a la mía le de miedo que pueda convertirme, no voy a parar hasta poder tenerle conmigo. Porque si de verdad quieren mi felicidad sabrán que yo no me voy a conformar con el primero que se me cruce en el camino. Que yo le quiero a él y no a otro, y que mi felicidad está ahí donde él esté. Que él es perfecto. Es todo lo que quiero, es o será mío, y no lo digo exacto porque aún no se que somos... No espero nada mas. No quiero nada mas. Se que mis expectativas son altas, pero lucho siempre por conseguirlas. Voy por ti, no por un capricho, si no porque estoy ¡enamorada! aunque eso ya debes de saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.