8 mar. 2014

Eres capaz de prometer el cielo y el mar de buenas.

Y que cuando las cosas están bien somos capaces de prometer cielo, mar y tierra. Frases como “Eres único”, “Siempre estaré a tu lado”, “Nunca te voy a abandonar” y todas esas otras similares a la promesa de “Siempre y por siempre”. Pero somos inestables y cambiamos nuestro pensamiento dependiendo de lo que nos pasa en la vida. Pero son aquellas actitudes que tenemos en momentos difíciles que nos definen. Para qué quiero a alguien que me quiso tanto, pero que cuando las cosas se pusieron difíciles escapó para no volver siendo que juró estar en las buenas y en las malas.
¿Necesitamos mostrar un poco de nuestra oscuridad para probar a la gente? No lo sé, no es un método que yo crea correcto, pero si pienso que en el amor también están las imperfecciones.
Es fácil decir que nos decepcionamos de las personas, que perdemos la confianza y que el mundo nos daña. Pero el ser humano nunca, nunca ha sido perfecto ¿Por qué fingimos que sí? Me parece más confiable el amigo que comete errores que esa sonrisa perfecta de “a mi nada me pasa, soy amiga de todos”. Hay que admitir que también nos enamoramos de los defectos, que aprendemos de los errores y que si el amor es verdadero luchamos para que esa persona mejore. No debemos echarnos a llorar, sino pararnos y preguntarnos qué es lo que sentimos y qué es lo que queremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.